Menú Cerrar

Con criminales ¡no se negocia!

Cruzada, desde el inicio de las conversaciones en la Habana, percibió que esta no era más que la estrategia perfecta para la toma definitiva del poder por parte de la guerrilla de las FARC-EP.

Comenzamos una intensa y constante denuncia a través de nuestra página Web (que fue saboteada y posteriormente secuestrada y desaparecida – cruzadacentrocultural.org) y también por medio de nuestra página en facebook. En esos momentos alertamos a los colombianos del peligro escondido en dichos acuerdos. Hoy, lo que en esos tiempos denunciábamos que pasaría, ha sido sustentado, letra por letra.

En el mes de Marzo del 2016 tomamos la decisión de comenzar una “campaña de calle” para dar a conocer a la opinión pública las razones por las cuales nos oponíamos a dichos acuerdos.

Una de nuestras consignas de campaña con la que pedíamos a los conductores mientras manejaban su vehículos para que pitaran contra los terroristas de las FARC era: Despierta Colombia, con criminales ¡no se negocia! Lo que preparó el terreno para que la campana del NO tuviese el éxito y acogida que tuvo en el pueblo colombiano, favoreciendo incluso que el Centro Democrático se subiese al bus del NO, ya que algunos de sus dirigentes preferían la abstención, en contra posición con sus bases, quienes ya venían ayudando en esta campana.

Una de las tantas denuncia que hicimos, era que las FARC continuarían el negocio del narcotráfico. Nos sustentábamos en el hecho de que en el Acuerdo no se les exigió la entrega de las rutas de salida de la droga, los contactos de entrega en el exterior y la ubicación exacta de todos sus laboratorios para procesarla, lo que significaba de parte del Gobierno una renuncia a la lucha real contra este negocio ilícito.

Por el contrario, hay en el Acuerdo trechos que hablan del “goce efectivo de los derechos” en lo referente al consumo de drogas.

En la última semana la captura de Seuxis Paucis Hernández Solarte, alias “Jesús Santrich” uno de los jefes de esa guerrilla a quien el Gobierno de los EE.UU. acusa de liderar una entrega de 10 toneladas de cocaína a cambio de 15 millones de dólares, nos da una confirmación más de que: teníamos la razón.

Gracias al mal llamado “Acuerdo de Paz”, Santrich podría eventualmente ocupar una silla en el Congreso de la República mientras continúa sus negocios con el narcotráfico, ya que, ahora la Corte Suprema de Justicia ha dicho que debe ser la JEP la que decida sobre si es extraditado o no. Pero como ya sabemos, la JEP fue creada por las mismas FARC en complicidad con el Gobierno y los otros dos diluidos poderes del Estado (Judicial y Legislativo).

Además, parece que Noruega cada vez se ve más y más involucrada en toda esta trama contra el país:

  1. por el escándalo que significó el otorgamiento del Nobel de Paz al Presidente Juan Manuel Santos sin siquiera haber ganado para la fecha el plebiscito (que luego perdió)
  2. porque al parecer en el momento de la captura de alias “Jesús Santrich”, la Primera Ministra de Noruega se encontraba reunida con él en su apartamento, como lo denuncia el Crnl. Alfonso Plazas Vega (R) en su cuenta de Twitter:

Así las cosas, Cruzada insta a los colombianos a mantener la resistencia a dichos Acuerdos, pues de otra manera, pronto se instalaría de forma más oficial un Narco-Estado comunista, pues el actual, ya tiene mucho de ello.