fbpx
Menú Cerrar

Centro Cultural Cruzada pide al Embajador de Colombia en la OEA exigir la recuperación del “Estado de Derecho” en Colombia

Dr. Alejandro Órdoñez Maldonado, embajador de Colombia ante la OEA y Dr. Luis Fernando Escobar, director del Centro Cultural Cruzada

Excmo. Sr. Embajador

Dr. Alejandro Ordoñez Maldonado,

Embajador de Colombia en la OEA

Señor Embajador:

Como es de su conocimiento, durante más de medio siglo la nación colombiana ha sido sangrientamente agredida por la subversión comunista de las FARC cobrando cientos de miles muertes, multitudes desplazadas, despojadas de sus bienes y sus raíces, mujeres y niños víctimas de violaciones, reclutados a viva fuerza por una guerra inhumana y brutal.

El odio y la saña comunista dejó a su paso desolación y cicatrices que no paran de sangrar. Fue así que, durante décadas, el régimen comunista pretendió sin mayor fruto, apoderarse del País.

Durante el gobierno del Dr. Álvaro Uribe Vélez, impulsado por una incontenible reacción de los colombianos, la guerrilla fue arrinconada en el fondo de la selva y virtualmente derrotada.

Cuando se renovaba la prosperidad y esperanza de la Nación, la estrategia comunista cambió radicalmente a una “Guerra Psicológica Revolucionaria” que opta por desmovilizar las resistencias a través de una guerra semántica que confunde la verdad y manipula los espíritus.

En efecto, una gran propuesta de “paz”, cuyo vocablo sufre un cambio de significado, transforma a terroristas, criminales, violadores, narcotraficantes y extorsionadores en supuestos promotores de la “paz”, mientras que la mayoría de los colombianos es calificada de “guerrerista”.

Los derrotados de ayer de pronto se presentan como pacifistas sin que se perciba exigen condiciones como si se tratase de vencedores. Con la intimidación de la guerra consiguen pronto la renuncia de nuestros principios innegociables, el cambio de nuestro orden jurídico y, por fin, la suscripción de un acuerdo que se debe calificar de rendición incomprensible.

En suma, ganaron en la mesa de negociaciones lo que durante años de violencia no consiguieron: la victoria del comunismo.

Entonces, fue presentada una consulta a la Nación para refrendar un borrador de Acuerdo mediante un Plebiscito convocado para esos efectos por el Presidente Santos.

Sin embargo y pese a todas las maquinaciones, el 2 de octubre de 2016 prevaleció la sensatez de la opinión pública sorprendiendo al mundo con la victoria del NO.

Las negociaciones que deberían suspenderse para honrar el carácter vinculante del Plebiscito, se reanudaron rápidamente culminando en la suscripción del llamado “Acuerdo Final” el 24 de noviembre de 2016.

El Estado de Derecho murió ese día en Colombia; el Congreso lo aprobó en no autorizada representación de la voluntad de los electores, la Corte Constitucional legitimó el despojo bajo la cómplice articulación del Presidente Santos.

Hoy, el comunismo victorioso por medio de las artimañas del engaño, se dedica a convulsionar el País con sus exigencias por la total implementación del referido Acuerdo Final, mientras una débil oposición se esfuerza por exigir fatuas modificaciones, aun a sabiendas de que nada logrará si continúa respetando un acuerdo ilegítimo, blindado supra constitucionalmente.

Es por eso que esperamos contar con su concurso como Embajador de Colombia ante la Organización de Estados Americanos, para que inste a declarar nulo el ilegítimo Acuerdo Final y todas las medidas adoptadas hasta ahora en su implementación.

Recuperar nuestros derechos políticos perdidos y amordazados es lo que esperamos de la OEA, atendiendo la “Carta Democrática” que la inspira.

Nuestra Señora de Chiquinquirá, Reina y Patrona de Colombia lo recompensará por su noble esfuerzo, reservándole un espacio de gratitud y reconocimiento en nuestra historia patria.


Medellín, 27 de junio de 2019,

mes del Sagrado Corazón de Jesús, en el marco de la 49° Asamblea General de la OEA.


Luis Fernando Escobar Duque

Director del Centro Cultural Cruzada

  • Gracias a Dios todavía quedamos personas con mucha coherencia y ganas de ver este país saliendo adelante. Dispuestos a revalidar nuestro compromiso con la patria y principios.
    Gracias sr por permitirme compartir esta opinión con ustedes

  • >