fbpx
Menú Cerrar

Perspectivas del Sínodo de la Amazonia

A medida que se aproxima el Sínodo de la Amazonia, las afirmaciones del Vaticano sobre el medio ambiente merecen un análisis.

El Cardenal Barreto, como vicepresidente de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), ha desempeñado un papel destacado en la organización del Sínodo.

(LifeSiteNews) – Los preparativos para la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos en la Cuenca del Amazonas, que tendrá lugar del 6 al 27 de octubre de 2019, están en plena marcha. El sínodo reflexionará sobre el tema: “La Amazonia: Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”

Un nuevo camino para la Iglesia y para el planeta

Ese «nuevo camino», dice el Documento Preparatorio para el Sínodo Pan-Amazónico, envuelve «Escuchar a los pueblos indígenas y a todas las comunidades que viven en la Amazonia… [y] es de vital importancia para la Iglesia universal».

Pero la importancia real del próximo Sínodo, en opinión de sus organizadores, se extiende más allá del Amazonas e incluso más allá de la Iglesia misma. Tal como lo expresan, el sínodo trascenderá «la esfera estrictamente eclesial-amazónica, porque se enfoca en… el futuro de todo el planeta».

Ahora, una persona razonable podría preguntar qué tienen que enseñar a la Iglesia Católica los 300,000 cazadores-recolectores que viven una existencia primitiva en la vasta selva tropical del Amazonas. ¿Y cómo este conocimiento realmente jugará un papel decisivo en nuestro futuro planetario, como sugiere el documento?

¿Quién es el Cardenal Barreto?

Afortunadamente para los curiosos, el cardenal Barreto de Huancayo nos ha brindado últimamente una descripción detallada de cómo escuchar a los indígenas amazónicos no solo salvará a la Iglesia católica, sino al propio planeta.

Las expectativas de Barreto para la reunión presumiblemente son muy similares a las del Papa Francisco. Siendo él mismo jesuita, Barreto es conocido por estar cerca del Papa. No solo eso, sino que también como vicepresidente de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), ha desempeñado un papel destacado en la organización del Sínodo.

Entonces, ¿qué tiene para decirnos el cardenal?

Con un eco no muy diferente al típico ecologista de izquierda, el cardenal nos aconseja escuchar los «gritos» de la tierra; cuidar la creación; y, específicamente, proteger la selva amazónica.

«Es una región muy importante para la vida del planeta y el futuro de la humanidad», dijo Barreto. Ya una quinta parte de la selva tropical se ha perdido debido a la deforestación, continuó. Este es el «pulmón verde» del planeta, explicó, llamado así porque produce gran parte del oxígeno del mundo. La vitalidad de la región está siendo seriamente amenazada por los «intereses económicos».

El cardenal continuó sugiriendo que la deforestación del «pulmón del mundo» sería equivalente a un ser humano que pierde un pulmón, comparándolo con el papa Francisco que perdió parte de un pulmón cuando era joven. «Lo que le sucedió al Papa le está sucediendo a la Amazonia», dijo, insistiendo en que el despojo la floresta «debe detenerse» para que la Amazonia sobreviva.

Declaraciones apocalípticas como las mencionadas anteriormente ‒siempre expresadas en términos altamente saturados como «salvar la selva tropical» y «pulmón verde del planeta»‒ a menudo se ven excitadas por el «despertar» ambiental. Ellas son aceptadas sin críticas por muchos. ¿Pero son verdaderas?

En otras palabras, ¿el cardenal Barreto sabe de qué está hablando?

Es cierto que, de los 7.5 millones de kilómetros cuadrados originales de bosque lluvioso, alrededor del 20 por ciento ha sido limpiado de su vegetación original. Sin embargo, la tierra no es simplemente limpiada y abandonada. Se utiliza para otros fines productivos, como el cultivo de alimentos y el pastoreo de animales.

Además, dado que la temporada de crecimiento ocurre durante todo el año en los trópicos, la deforestación no es una calle de sentido único. De hecho, cualquier área de tierras de cultivo o pastizales que no sea atendida, inmediatamente comienza a revertirse a la selva. Esto significa que también hay mucha reforestación cada año en los trópicos.

¿Cuánta reforestación? El New York Times informó: «Según una estimación, por cada acre de selva que se corta cada año, más de 50 acres de bosque nuevo están creciendo en los trópicos [.]»

En otras palabras, alguien debe decirle al Cardenal Barreto que las selvas tropicales del mundo están bien.

El 70% del oxígeno es producido en el mar

Su afirmación de que gran parte del oxígeno del mundo proviene del Amazonas es igualmente falsa. Como antiguo biólogo marino, puedo decir con relativa certeza que el 70% del oxígeno en la atmósfera es producido por las plantas marinas, particularmente aquellas plantas unicelulares que llamamos fitoplancton.

Entonces, si solo el 30% del oxígeno de la Tierra se produce en tierra, ¿qué porcentaje de esto es atribuible a la Amazonia? Casi ninguno, se verifica. Dado que la materia orgánica producida por el antiguo bosque lluvioso se descompone casi de inmediato, casi todo el oxígeno que producen las plantas es reabsorbido.

La Amazonia reabsorbe el oxígeno que produce

Eso significa que el Amazonas es una especie de «sumidero», en el sentido científico, del oxígeno. Mientras que allí se produce mucho a través de la fotosíntesis, muy poco se escapa de la cuenca. Las selvas tropicales en general aportan poco oxígeno neto a la atmósfera.

Si quiere saber qué áreas terrestres aportan más oxígeno neto a la atmósfera, observa la taiga rusa, los bosques boreales de Canadá y los pastizales del mundo.

Estos son los verdaderos «pulmones de la tierra», no el Amazonas. Y no están en peligro de desaparecer.

Una propaganda verde radical

Las advertencias jadeantes sobre el inminente colapso ambiental han sido durante mucho tiempo un elemento básico de la propaganda verde radical.

Lo nuevo es que los principales prelados de la Iglesia católica se unen al coro del fin del mundo.

Soy simplemente un laico y un converso, pero me parece que los líderes de la Iglesia Católica deberían dedicar su tiempo y su energía a salvar almas, en lugar de predicar lo que es una tontería científica patente.

Steven W. Mosher
Presidente del Instituto de Investigación de la Población y autor de Bully of Asia: Por qué el «sueño» de China es la nueva amenaza para el orden mundial.

Acción Familia - Chile

>