Menú Cerrar

¿Pacto o traición?

Pacto Chino-Vaticano

Un acuerdo que deja a los católicos chinos en as fauces del Lobo Rojo

Juan Camilo García

Desde la condena del Papa Pio XII a la iglesia oficial china, los católicos fieles a Roma han resistido valerosamente los intentos de supresión del gobierno comunista chino. Esto les ha significado el martirio de prelados, sacerdotes, religiosos y fieles hasta el día de hoy; Sus templos constantemente profanados; sus ceremonias religiosas realizadas en la más absoluta clandestinidad por miedo a las represalias del régimen, son apenas algunos de los sufrimientos que padecen por la fe.

Pacto secreto

El 22 de septiembre del 2018, el mundo tuvo conocimiento de un acuerdo provisional entre la Santa Sede y la China comunista. muchos detalles de dicho acuerdo aún permanecen en la más absoluta reserva.

Sin embargo, hemos ido conociendo poco a poco sus alcances y no dejan de ser preocupantes para los católicos en general.

Según varios diarios de todo el mundo, el pacto es un primer acercamiento y consiste en que Roma reconoce a siete Obispos de la iglesia patriótica y apela a los obispos fieles a reconocer la autoridad del régimen.

Antecedentes de la ruptura.

1921: Fundan el Partido Comunista Chino.
1927: El Partido comunista chino crea al Ejército Popular de Liberación (EPL), comenzando así la Guerra Civil China
1949: El Partido Comunista Chino gana la Guerra Civil y se impone como gobierno
1951: La Santa Sede reconoce a Taiwan como Estado Soberano y China rompe relaciones.
1957: El régimen chino crea la Asociación Patiótica China, Obispos adeptos a la Ideología marxistas rechazan Autoridad del Papa y su derecho a nombrar nuevos Obispos.
1958: El Papa Pio XII publica la encíclica Ad Apostolorum principis en la que Condena a los Obispos chinos por jurar obediencia al gobierno y ordenar nuevos prelados por orden del Partido Comunista. Los Obispos que permanecen fieles a Roma pasan a denominarse la Iglesia Clandestina, sufriendo toda clase de persecuciones y martirios.

Todo pareciera un cuento de hadas, pero nada más lejos de la realidad

Debido al hermetismo del pacto chino-vaticano, no podemos saber a ciencia cierta que fue lo que se acordó, aunque en los hechos vamos descubriendo poco a poco sus alcances y sus consecuencias.

Los relatos provenientes de nuestros hermanos en la fe en el gigante asiático son desoladores. La Policía comunista ha arreciado su cruel persecución a los católicos, ahora alegando el cumplimiento de la voluntad expresada por el Sumo Pontífice en el “pacto”.

Incluso el Obispo de Wenzhou (Zhejiang), Mons. Pedro Shao Zhumin fue secuestrado el pasado 9 de noviembre por la policía comunista. Mons. Shao no es reconocido por el régimen chino, pero ocupa la diócesis por disposición de la Santa Sede. Los fieles apelaron a los católicos de todo el mundo pidiendo oraciones por el obispo, quien fue sometido a toda clase de vejámenes y torturas con el fin de conseguir un nuevo adoctrinamiento, según los principios de la ideología comunista.

Celebración clandestina de navidad en China


Celebración clandestina de navidad en China

Un Cardenal heroico

Cardenal Zen

Cardenal Joseph Zen Ze Kiun

​El Cardenal Joseph Zen Ze Kiun, arzobispo emérito de Hong Kong, ya sabía el desenlace de este pacto y quiso advertir al Sumo Pontífice en diversas ocasiones, llegando incluso a viajar a Roma para entregarle al Papa Francisco una carta compuesta de siete páginas en la que le ponía al tanto de las practicas del régimen chino y el peligro que significaría para la Iglesia católica clandestina, la firma del nefasto pacto. Advertencia que no fue escuchada.

Al conocer de la firma del pacto el Card. Zen ha escrito en su cuenta de Facebook: "¿Que si creo que el Vaticano está vendiendo a la comunidad católica en China? Definitivamente, sí".  Y no paró allí:

“«Están entregando el rebaño en la boca de los lobos. Es una traición increíble»” al respecto del Secretario de Estado del Vaticano, el Card. Pietro Parolin dijo que es “Alguien que desprecia a los héroes en la fe. «Debería renunciar»

Y continuó: «No creo que tenga fe. Es solo un buen diplomático en un sentido muy secular y mundano», añadió. Y advirtió «Las consecuencias serán trágicas y duraderas, no solo para la iglesia en China, sino para toda la Iglesia porque dañan su credibilidad. Tal vez por eso podrían mantener el acuerdo en secreto».

No es el único que se ha pronunciado al respecto, también lo han hecho varios obispos y sacerdotes chinos fieles a Roma, quienes consideran también el pacto como el camino a la traición a tantos mártires que dieron su vida por la fe en China.

¿Qué hacer?

¡Resistir! Y resistir con perseverancia, sin dilación ni respetos humanos, manteniendo el respeto y la obediencia al Papado, a la Iglesia, pero no pactando en nada que nos incite a la apostasía. Aún cuando la invitación provenga de la misma estructura eclesiástica.

¿Pero cómo resistir? De la misma forma en que el Prf. Plinio Correa de Oliveira resistió ante la política de distensión vaticana de la Ostpolitik, en la cual iba reduciendo gradualmente la oposición a los regímenes comunistas. Muchos católicos fueron traicionados por Roma. El ejemplo más tocante fue el del célebre cardenal “Jósef Mindszenty, Arzobispo de Esztergom y Primado de Hungría” que “…por una resolución directa de Pablo VI, muy del agrado del gobierno comunista húngaro, fue obligado en 1974 a abandonar su exilio en la embajada norteamericana de Budapest y a salir del país. Habiéndose negado a renunciar voluntariamente, algún tiempo después Pablo VI lo destituye sumariamente…” dejando de esta forma al pueblo húngaro en las fauces del “lobo rojo”. Este hecho llevó al Prf. Plinio a publicar, en ese mismo año, un manifiesto que mos sirve de ejemplo vivo y doctrinario a resistir una nueva traición:

ANTE LA "OSTPOLITIK" VATICANA, para las TFPs: ¿cesar la lucha o resistir?

Y su declaración de fidelidad:

"Nuestra alma es vuestra, nuestra vida es vuestra.
Mandadnos lo que queráis.
Sólo no nos mandéis que crucemos los brazos delante del lobo rojo que embiste.
A esto, nuestra conciencia se opone"

Nuestra Señora, Emperatriz de China

A María Auxiliadora, Patrona y Emperatriz de China, elevamos nuestras oraciones implorando gracias especiales de perseverancia, protección y fortaleza a nuestros hermanos en la fe oprimidos por un régimen marxista, ateo y anticristiano.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.