Día de Nuestra Señora de Fátima Conozca la historia

13 de mayo | Día de Nuestra Señora de Fátima

«Reza el Rosario todos los días para traer la paz al mundo y el fin de la guerra»

Cuando, en el Antiguo Testamento, Dios quería castigar a un pueblo por sus pecados, enviaba a un Profeta para advertirle.

Dada la situación catastrófica en la que nos encontramos en los tiempos corruptos y turbulentos de hoy -incluso en la Santa Iglesia de Dios-, un Profeta no era suficiente para advertir a la gente de su posible ruina.

Por eso Dios Nuestro Señor quiso enviar a su propia Madre para advertir a la gente del peligro que corren si no se convierten. Esto es lo que sucedió en Fátima.

Hay que subrayar que, en Cova de Iría, la Virgen no quiso confiar su mensaje a los grandes de la tierra, sino a tres humildes pastorcillos. Pero antes, quiso prepararlos enviándoles un mensajero celestial un año antes de su venida. Así, cuando los tres, Lucía, tenía 9 años, Francisco 8 y Jacinta sólo 6, el Ángel de Portugal se les apareció tres veces en 1916. El mensajero celestial les enseñó a rezar varias oraciones, diciéndoles:

«Rezad así. Los Corazones de Jesús y de María están atentos a la voz de vuestras súplicas».

– Ángel de Portugal.

Es sorprendente cómo estos niños de tan corta edad tomaron en serio los mensajes del Ángel, hasta el punto de que, cuando Nuestra Señora se les apareció el 13 de mayo de 1917, estaban preparados para recibirla.

Lucía, Francisco y Jacinta cuidaban aquel día sus rebaños en Cova de Iría cuando vieron en un árbol a una Señora «más brillante que el sol».

Era la Madre de Dios que les presentaba la Cruz de su Divino Hijo, más que un programa de afecto y cariño:

«…He venido a pediros que vengáis aquí seis meses seguidos el día 13 a esta misma hora. Entonces te diré quién soy y lo que quiero. Y volveré aquí una séptima vez. ¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que quiera enviaros como acto de reparación por los pecados con que os ha ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores? «

– Nuestra Señora.

Los generosos pastorcitos respondieron con la voz de Lucía: «Sí, queremos»

La Virgen añadió: «Tendréis, pues, mucho que sufrir, pero la gracia de Dios será vuestro consuelo» Luego les recomendó

«Rezar el Rosario todos los días para conseguir la paz para el mundo y el fin de la guerra.»

Cuando hubo dicho esto, subió al cielo.

Eso fue un resumen de la gran historia de la primera aparición de Nuestra Señora a los tres pastorcitos.

Hecho por:

Frederico Abranches Viotti

Taducido por:

Centro Cultural Cruzada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio