Llamado A Los Obispos Colombianos Protejan Al Rebaño De La Pastoral LGTBIQ+


El CENTRO CULTURAL CRUZADA se dirige, filial y respetuosamente, a los obispos de Colombia para pedirles que protejan al rebaño de los peligros morales y para su propia integridad que constituyen las creciente prerrogativas a los grupos LGBTIQ+.
Efectivamente, en nombre del “libre desarrollo de la personalidad”, los organismos internacionales han ido presionando al Estado para radicalizar cada vez más las decisiones anti natura; hoy ya bordea una clara persecución religiosa y el aumento significativo de traumas en la salud mental y física.
Lea aquí el texto de la carta:


Excelencia:

En las últimas décadas los poderes del Estado en Colombia, bajo la presión de
los organismos internacionales, han venido radicalizando toda una serie de privilegios para
el movimiento LGTBIQ+ en nombre de la “libre expresión de la personalidad”.

El País corrió un enorme peligro si se hubiese transformado en Ley el recién
archivado proyecto 270 de 2024.

El referido proyecto pretendía prohibir los así llamados “Esfuerzos de
Cambio de Orientación Sexual e identidad y Expresión de Género” (ECOSIEG). Dicho
proyecto de ley pretendía criminalizar a todo aquel que hubiera intentado dar orientación,
asesoría psicológica o una simple opinión a quien sufra atracción hacia el mismo sexo.

Ni la Iglesia, ni la familia, ni el Estado, ni los profesionales de la salud, ni los
órganos vivos de la sociedad podrán oponerse a la “disforia de género” con que los lobbys
transexuales iban a dar rienda suelta a las fantasías de personas, incluso de menores, para
el cambio de sexo.

Con la apariencia de reclamar un derecho para las minorías culturales,
estaban siendo vulnerados los derechos fundamentales de nuestra Constitución Política,
principalmente los derechos de libertad de consciencia, la libre expresión y patria potestad
de los padres de familia.

Transgredir los términos del referido proyecto iba a incurrir en la pérdida de
las licencias o personerías jurídicas para los profesionales de la salud, clínicas,
organizaciones sin ánimo de lucro; mientras que para los padres de familia, sacerdotes,
profesores o amigos habría multa y cárcel.

Se pretendía admitir como único el diagnóstico, hacia la “afirmación de género” (psicológica, química o quirúrgica) de la OMS que a su vez se inspira en las falacias de la “Ideología de Género”. Cualquier manual académico, enseñanza moral, incluyendo la Biblia, iban a ser considerados como herramientas de intimidación, confusión en su
identidad, Bullying o abuso temprano.

Este proyecto archivado, por ahora, es una muestra de hasta donde han
avanzado los corifeos de la “Ideología de Género” para imponer tiránicamente la
“Revolución Cultural” inspirada en Gramsci.

Mientras aumenta una especie de “contagio social” a favor del
transgenerismo que ha hecho crecer en un 4.000% los casos de “disforia de género”, por
consecuencia de las presiones de organismos internacionales que dan como ciencia lo que
son simples fantasías.

Ahora bien, Monseñor OVIDIO GIRALDO VELÁSQUEZ, nada de más
inhumano y despótico, donde los eventuales “beneficiados” son realmente víctimas de
posibles daños irreversibles a mediano y largo plazo, tales como la mutilación genital,
daños físicos, dependencia de fármacos hormonales toda la vida, esterilidad, cáncer y
daños psicológicos graves.

Por eso la FUNDACIÓN ESTADOUNIDENSE PARA LA PREVENCIÓN DEL
SUICIDIO alertan que un 41% de quienes se identifican como transgénero en los Estados
Unidos han intentado suicidarse, veinticinco veces más que el promedio nacional. *

Mientras el COLEGIO AMERICANO DE PEDIATRAS, que considera el
transgenerismo como un abuso infantil, afirma que contradice la biología y la ciencia,
puesto que existe un rango binario biológico que no se puede cambiar, porque está en
nuestro ADN. *

Estamos frente a una revolución transgénero autodestructiva, tiránica,
anticientífica, inmoral, abusiva y nociva que pretende eliminar la identidad sexual hombre
– mujer.

Llegamos a un punto dramático de confrontación contra las enseñanzas
morales del magisterio tradicional de la Iglesia.

Frente a estas calamitosas perspectivas, los socios y cooperadores del
CENTRO CULTURAL CRUZADA, asociación civil de inspiración católica se dirigen
filialmente a V. Excelencia para que, practicando un acto de caridad para con las víctimas,
venga en su protección, además oriente al rebaño gravemente amenazado por la
disolución de las costumbres, en estos tiempos en los que el “sentire cum Ecclesia” se ha
perdido casi totalmente, con el consecuente daño espiritual y la propia destrucción de la
sociedad.

La voz del pastor, como guardián del rebaño de Dios le confiere un sello de
autenticidad, esa voz que las ovejas conocen porque viene con la fuerza de un mandato
sobrenatural.

Efectivamente, los obispos son los sucesores de los apóstoles, su misión es
santificar y salvar las almas. Esto crea obligaciones muy graves para afrontar.

Expuesta nuestra solicitud filial nos parece pertinente, de manera respetuosa,
abordar una dificultad que V. Excelencia puede enfrentar con las tendencias reformistas
que pretenden reevaluar el dogma:

La “homoherejía” insinuada por el documento Fiducia Suplicans, impulsada
a su vez por el lobby homosexual infiltrado en la Iglesia, nos podría hacer pensar que ya
estamos frente a un cisma de facto, aunque no esté sancionado de jure.

Considerará V. Excelencia, con perplejidad, de que una parte significativa del
Colegio Episcopal vienen predicando enseñanzas que pueden interpretarse como una
separación del “depositum Fidei” con el apoyo tácito del obispo de Roma.

Un temor justificado lo puede amarrar en el silencio confundidos con la
falacia de que, oponiéndose a las reformas, se opondrían a la colegialidad.

Podrían los buenos pastores, como lo es V. Excelencia, terminar aceptando
un error en la Iglesia universal.

Además, al aceptar tácitamente cambios sancionados en la doctrina o la
moralidad en otras iglesias particulares, en realidad acepta sancionar el error en la Iglesia
universal. Esto, a su vez, afecta también realmente a su diócesis, que es parte y realización
de esta Iglesia universal (Congregación para la Doctrina de la Fe, Carta a los obispos de la
Iglesia católica sobre ciertos aspectos de la Iglesia entendida como comunión
«Communionis notio «, núm. 7).

Sin embargo, con el recién archivado proyecto de Ley 270 del 2024, el
cuidado de custodiar el depósito de la Iglesia universal se transforma en un cuidado para
su propio rebaño.

Mire V. Excelencia, solamente, la nutrida agenda que está haciendo de
Medellín la sede mundial del “orgullo” LGTBIQ+ durante el mes de junio.

La historia de la Iglesia nos enseña que a pesar de la asistencia y protección
del Espíritu Santo de que disfruta la Iglesia, y a pesar de la seguridad de que sobrevivirá,
manteniendo intacto el depósito de la fe hasta que el Salvador regrese, los obispos
individuales pueden caer en error (incluso en la mayoría, como fue el caso en la crisis
arriana).

En algunas declaraciones, exceptuando las ex cathedra, incluso el propio
sucesor de San Pedro puede caer en error. Pedro en la persona del Papa, cuya tarea
especial es custodiar el depósito y fortalecer a sus hermanos en la fe. Este fue el caso del
Papa Honorio I, quien fue condenado póstumamente en el Tercer Concilio de
Constantinopla por apoyar la herejía del monotelismo (Concilio de Constantinopla
III, Exposición de Fe, n° 8).

No pretende nuestra asociación, de cuño civil, entrar a fondo en esta
problemática porque no es de nuestra competencia; nos preocupa, eso sí, los efectos
deletéreos de un silencio episcopal en materia moral que termina por derrumbar los últimos restos de la Civilización Cristiana. Aspiramos crear el interés para que los obispos
colombianos comiencen por estudiar, debatir y reaccionar a fondo.

Su reacción e intervención, tanto en el ámbito del debate interno con los
demás pastores colombianos preocupados por la Iglesia, como en el ámbito nacional
propiamente, pareciera que surge como una obligada tarea de custodiar al pueblo de Dios
en su propia diócesis y cuidar del depósito de toda la Iglesia.

Como hijos fieles de la Santa Iglesia, respetuosos del rol de la jerarquía
eclesiástica, terminamos esta solicitud con la esperanza de vernos escuchados y de recibir
su bendición pastoral.

Medellín, 21 de junio de 2024


Luis Fernando Escobar Duque
Centro Cultural Cruzada
Director
*Las notas bibliográficas usadas en la carta las puede obtener en el Manifiesto de
Cruzada sobre las Clínicas de “cambio de sexo” en Colombia. Dejo aquí el link:
https://cruzada.co/manifiesto-del-centro-cultural-cruzada-dios-los-creo-hombre-ymujer-genesis-52/
Para responder:
Vía correo electrónico: Centro.cultural.cruzada@gmail.com
Vía dirección: Carrera 30 A #9-66 Casa 102 Medellín
Vía telefónica o WhatsApp: Celular: 3012061112

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio